domingo, 11 de octubre de 2015

Entrevista impertinente con Sobella Mejías: “El cambio es tendencia irreversible” - Por José Ángel Ocanto

(Publicado en el diario El Impulso, Octubre 11 de 2015, artículo original disponible en este enlace)


Entre los 9 y 12 años vivió en La Guaira. Dice que frente al mar y sus complicidades fue "sumamente feliz”. Sobella Mejías es la tercera de cuatro hermanos, la única hembra. Es abogada especialista en materia electoral. Confiesa que la política no es una casualidad en su vida. Su abuelo fue uno de los fundadores de Acción Democrática.
-Usted conoce por dentro a ese monstruo que es el CNE. Allí comenzó como secretaria.
-Sí, en el cargo de asistente administrativa del entonces Consejo Supremo Electoral. La directiva del cuerpo estaba integrada por representantes de las organizaciones políticas que hacían vida en el Congreso, de acuerdo a los resultados electorales. Los partidos minoritarios tenían un bloque. Yo atendía la oficina de David Morales Bello.
-Era la analista de esa oficina.

-Estudiaba derecho. Al graduarme pasé a la consultoría jurídica. Al jubilarse Ezequiel Zamora ocupé durante nueve años la secretaría general del CSE. Era el órgano que organizaba toda la estructura de los procesos electorales: la designación de miembros de mesa, la acreditación de los testigos, la logística en cada estado.

-En 1999 sale del organismo.
-Me botaron, con el cargo de secretaria general.
-¿Por qué la despidieron?
-En 1998 ganó Hugo Chávez la presidencia, en 1999 se aprueba la Constitución y el 23 de diciembre de ese año la Asamblea Nacional Constituyente nombra nuevo CNE, que designó otro secretario general.
-Pero después regresa.
-En 2003 se abre el lapso de postulaciones para escoger los rectores del Poder Electoral. Yo concursé, cumplí todos los procedimientos. Como la Asamblea Nacional no designó los cinco rectores que iban a integrar el CNE, la Sala Constitucional del TSJ declaró la omisión legislativa y se avoca a designarlos. De los que nos habíamos postulado quedamos Jorge Rodríguez, Oscar Battaglini y yo. Me tocó presidir la Comisión de Registro Civil y Electoral. Jorge Rodríguez fue designado presidente y yo vicepresidenta, en el 2005, cuando paso a presidir la Comisión de Participación Política y Financiamiento.
-¿No es una raya haber llegado al CNE de la mano de ese TSJ?
-No, para nada, porque yo llenaba todos los requisitos. Fui postulada por la Universidad Santa María. Mi nombre estaba entre los primeros a escoger. No tuve ningún rechazo.
-¿No estaba Edgar Zambrano detrás de todo eso?
-El era diputado.
-Por eso, pudo mover sus teclas.
-El formaba parte de la Comisión de Postulaciones del parlamento.
-¿Ya estaban casados?
-No. Yo sabía, claro, quién era Edgar Zambrano, nos conocíamos, pero no había relación.
-¿No había relación?
-No había relación sentimental, si es a lo que te refieres.
-En febrero de 2004 hubo un escándalo en un restaurante de Vargas, El Faro, donde cenaban ustedes dos. Darío Vivas escribió en Aporrea que ustedes "cocinaban algo”.
-Fuimos a comer, como lo hacen dos personas normales, sin misterios. Al llegar al restaurante vimos que había guardias nacionales, motorizados. Era porque estaba cenando allí el general Marcos Rojas Figueroa, con algunos familiares. Viendo eso nos sentimos seguros, porque no andábamos clandestinos, no teníamos nada qué ocultar. No estábamos cocinando nada.
-Les sacaron fotos, a Zambrano se lo llevaron esposado.
-Fue golpeado. Irrespetaron su inmunidad parlamentaria.
-Usted estaba en la mira porque por esos días denunciaba el uso de fondos públicos por parte del presidente Chávez en la campaña electoral.
-En la Comisión de Participación Política pedí averiguaciones administrativas no sólo en el caso de Chávez, por las cadenas de radio y televisión en las que no se refería a temas oficiales sino a proselitismo partidista; también pedí se averiguara, con igual rigor, a varios gobernadores, oficialistas y de oposición al Gobierno nacional.
-Usted aspiró a la alcaldía de Iribarren en 2013. La derrotó Alfredo Ramos en primarias. ¿Hay que ser candidato a algo en cada elección?
-En esas primarias participaron dos bloques: el de Henrique Capriles, en el que estaban el gobernador Henri Falcón y Alfredo Ramos. El otro bloque era el de Pablo Pérez, con el cual yo me identificaba. Ganó el bloque de Capriles. Se han celebrado varios procesos electorales que han contado conmigo como activista, sin ser aspirante. Me he esforzado en promover con entusiasmo la participación electoral.
-Usted entró a la maqueta de la MUD por la norma sobre paridad de género, que usted denunció como inconstitucional.
-No aludía al contenido de la norma, sino al momento en que se aprueba. La Constitución prohíbe modificar la normativa electoral seis meses antes de los comicios. Ya las parlamentarias tenían fecha, una de las partes, la oposición, había realizado primarias, validadas por el CNE, y tenía lista su maqueta. El tema de la mujer no está en discusión. La mujer es buena para gobernar y asumir las más delicadas responsabilidades.
-¿Quién la escogió como candidata?
-Mi nombre fue propuesto por uno de los municipios.
-¿Cuál?
-Vino de Morán, por parte del candidato afectado por la norma del CNE, Radamés Graterol. Mi opción tuvo consenso en la MUD, es producto del trabajo que venimos realizando en las comunidades.
-Usted es cuota de AD. Siendo Edgar Zambrano, su esposo, el jefe de ese partido, ¿no es un caso de nepotismo?
-No, no es nepotismo. Yo he sido desde siempre una luchadora, una mujer activa, que no tiene por qué cortar su carrera, su figuración pública, por el hecho de estar casada con el dirigente de un partido, que también es el mío. Somos dos activistas con vida propia, que se labraron su espacio. No hacemos vedetismo político, sino el trabajo social, del día a día, con el sacrificio que eso representa. En lo que a mí toca, he gerenciado con éxito a lo largo de 30 años.
-Los partidos han perdido representatividad. Sólo si se juntan tienen fuerza. 40% de los encuestados en el país manifiestan no tener preferencia por ningún partido.
-Habrá que hacer una revisión profunda en cuanto al papel transformador y de intermediación de los partidos en la sociedad; pero hay una realidad: La experiencia que nos ha tocado vivir prueba que todos somos necesarios en la tarea de reconstruir al país y devolverle su institucionalidad. En las consultas electorales sólo cuando vamos unidos tenemos éxito.
-La queja surge con frecuencia: Los partidos no interpretan el clamor social, no lucen actuales, no se renuevan. Siempre las mismas caras, los mismos discursos, la misma decadencia.
-Hay una labor callada que surtirá sus frutos. Perdona la alusión a mi organización política de toda la vida, pero es obligante señalar que en AD hacemos un esfuerzo grande, persistente, por la incorporación de figuras juveniles, sangre nueva que certifica la renovación, la continuidad de nuestra historia, que ciertamente es digna de ser contada. Las nuevas generaciones encuentran en AD un espacio de lucha, junto a la venerable experiencia de dirigentes curtidos en mil faenas.
-¿Qué peso electoral le atribuye a los candidatos independientes, los de la tercera vía?
-Sólo la tarjeta de la unidad democrática, la de la manito, puede derrotar a la del continuismo oficialista. Toda propuesta ajena a la unidad favorece al bloque del Gobierno. Eso siempre ha sido así. Restan, dividen, aunque a final de cuentas no tengan una incidencia electoral determinante.
-Usted declaró que las primarias "no son una fórmula de victoria”, pero no haber realizado esa consulta en Lara les ha dejado un plomo en el ala.
-Tan legítimo es el mecanismo de primarias como el consenso. La MUD acordó que en aquellos estados donde el gobernador es de la oposición no se realizarían primarias. Ese fue el acuerdo al que llegaron los factores democráticos, más del 90%, y había que acogerse al criterio de la mayoría. Además, no necesariamente aquellos que ganan en primarias salen favorecidos en las elecciones generales. En 2010 aquí hubo primaria y consenso para escoger los candidatos a diputados. En Lara los tres que ganaron fueron los del consenso, más el del voto lista, Alfredo Ramos.
-Ocurre que los partidos no hacen la mayoría, en el país.
-Fíjate que nuestros partidos, pese a todo lo que se diga, fueron capaces de obtener 52% de los votos en la elección parlamentaria de 2010
-El Gobierno se hace electoralmente más fuerte en la medida en que las mesas de votación se alejan de los grandes centros poblados.
-El oficialismo es fuerte donde radica nuestra debilidad para la defensa del voto. En eso estamos trabajando. Muchas veces nuestros testigos son amedrentados.
-El CNE acaba de crear 61 nuevos centros de votación en Lara. Lohengri Niño, director de la Oficina Regional del ente electoral, dijo que habían tomado en cuenta "las zonas más alejadas de los municipios”.
-El seis de diciembre la gente va a salir a votar masivamente, y nosotros asumiremos la defensa de cada voto. Pueden poner los centros que quieran, donde quieran, pero hay una disposición de la gente que no podrá ser torcida o desconocida.
-Desde el año 2006 el CNE no acepta la observación de la OEA, ni de la Unión Europea. Lo consideran un "tutelaje”, una injerencia.
-Es lamentable que el CNE no acepte a los observadores electorales. Si el sistema electoral venezolano es el más moderno, el más auditado y fiable del mundo, ¿por qué entonces no lo muestran? Deberían ser los más interesados. Ahora, si el CNE no permite la observación, nosotros debemos ser los garantes de la pulcritud del proceso. La observación ciudadana es garantía de confianza, participación y transparencia.
-Luego de la norma sobre la paridad de género y los Estados de Excepción, ¿qué otra sorpresa podría tener reservada el oficialismo?
-Ah, bueno, la intención es modificar, en el día a día, las reglas de juego. Eso demuestra debilidad por parte de quienes apelan al atajo, a la maniobra perversa. Pero pese al ventajismo de ese CNE ganamos el referendo constitucional en 2007; y pese al ventajismo de ese CNE, Antonio Ledezma le ganó a Aristóbulo Istúriz la Alcaldía Mayor, después de que inhabilitaran a Leopoldo López. Con el ventajismo de ese CNE en 2008 obtuvimos ocho gobernaciones. Con ese ventajismo en Lara se ganaron tres alcaldías y la gobernación.
-Ahora se pretende nombrar 12 magistrados del TSJ en noviembre. El oficialismo juega duro.
-Debemos estar preparados para los escenarios más feroces. Enfrentamos a un adversario carente de escrúpulos, pero el abuso oficial reafirma el deseo de los venezolanos de rescatar la nación decente y trabajadora que siempre hemos sido. Y si algo está claro hoy es que el país ansía un cambio, esa es la nueva tendencia irreversible.
-Pareciera que los valores de la democracia poco le dicen al ciudadano común, inmerso como está en su drama cotidiano.
-Lo que hemos observado en nuestros recorridos por sectores antes hostiles a la alternativa democrática, en la ciudad y en el campo, es un hastío hacia lo que el Gobierno nacional representa, en cuanto a atraso, división, en su siembra del odio. Han ostentado el poder durante 16 años y, teniendo las posibilidades materiales de hacer tanto bien, defraudaron de manera cruel la confianza de un pueblo. Basta que los padres piensen en el país que le dejarán a sus hijos, para que comprendan que esta calamidad no puede ser prolongada.
-¿Un triunfo de la oposición en las parlamentarias hará el milagro de resolver todos los males? ¿A partir del 6D se acabará la escasez, se conseguirá dólares en las bodegas, lloverá a cántaros, se descubrirá remedio para el sida?
-No, no se trata de que al día siguiente del triunfo los anaqueles amanecerán repletos. El 6D no es la panacea, no pondrá fin instantáneo, o mágico, a la violencia, al caos de la escasez y a la inseguridad, pero sí será el inicio de una nueva etapa en la vida de la nación. Marcará un hito trascendente en la vocación solidaria, de respeto y reciedumbre que distinguen el carácter del hombre y de la mujer de esta tierra bendecida por el Creador.
-¿Realmente el voto es secreto? A estas alturas mucha gente desconfía.
-Se ha sembrado la duda, para alentar la abstención. La máquina de votación no tiene los datos de los electores en su memoria. La captahuella no está conectada con la máquina. No hay satélite que envíe esa data a un lugar misterioso, eso es fábula. La única forma de que se sepa por quién votó un elector es que él lo diga.
-O si lo acompañan hasta la máquina de votación. Esa figura del voto asistido se ha relajado. Una sola persona lleva a varios electores, sin impedimento físico aparente, y hasta vota por ellos.
-Es preciso que los representantes de las mesas no permitan ese descaro. El voto asistido procede únicamente cuando el elector está impedido. La boleta está diseñada, con sus símbolos y colores, para que puedan ejercer el derecho al sufragio los analfabetas.
-¿Es tan optimista como para pensar que la oposición no logrará mayoría simple (84 diputados) sino mayoría calificada (112).
-Debemos trabajar duro, no caer en triunfalismo, tener todos nuestros testigos en los centros, preparados y firmes. Tenemos que cuidar nuestros votos, que ningún testigo se vaya hasta que tenga su acta de escrutinio, su acta de auditoría.
-¿Obtendrán mayoría simple o calificada?
-Estamos trabajando para alcanzar una mayoría calificada.
-¿Podría interpretarse como un fracaso no lograrla?
-El país entendió que una sola fuerza política no debe acaparar todo el poder, sin contrapesos, sin rendición de cuentas. Eso no es sano, no es democrático.
-Los expertos señalan que la actual correlación de fuerzas se parece a la de 2003. Se vaticinaba una derrota aplastante de Chávez en el revocatorio, pero él pudo revertir la tendencia con las misiones. ¿No podría pasar lo mismo ahora?
-Si el referendo revocatorio de 2003 se hubiera realizado en la fecha prevista, el resultado habría sido otro.
-Y ¿si cambian ahora la fecha del 6D?
-Sería un golpe de Estado. El 5 de enero de 2016 se debe instalar la nueva Asamblea. Es un mandato constitucional que tiene fecha cierta.
-Aunque el politólogo John Magdaleno reconoce que la oposición tiene "la primera probabilidad de triunfo”, recomienda no cantar victoria.
-Así es, no podemos empantuflarnos como dijo Rómulo. Por eso es que estamos organizándonos, y conectándonos con todo aquel venezolano que confió, de la mejor buena fe, en un proyecto que defraudó sus expectativas. Los llamamos a que se incorporen a este proyecto de país. Les abrimos nuestros corazones.
-¿Es verdad que estuvo planteado su retorno al CNE, en 2013?
-No, no, no. Ni al CNE ni al TSJ. Sé que esa versión se corrió. Con frecuencia mi nombre sale a relucir en la prensa cuando se habla de la designación de cargos. Por allí me han nombrado rectora, magistrada. Fíjate que mi actividad no se corresponde con esas versiones. Yo no me fui a la academia, me dediqué de lleno al activismo político.
-Una última pregunta: Usted y su esposo buscan compartir bancada en el hemiciclo de la Asamblea Nacional. ¿Habrá quórum en su casa?
-Dios mediante, sí.